BENEFICIOS DE JUGAR FÚTBOL

El fútbol, deporte que despierta pasiones a nivel mundial, además de ser el hobbie de muchas personas, aporta beneficios para todo aquel que lo practique, tanto como para la salud física de un adulto, como para el desarrollo emocional de niños y niñas.

El balompié no se limita solo a enamorar a las masas, sino que también está indicado para niños hiperactivos y niños con autismo –leve y de alto rendimiento–, ya que, en el primer caso, les ayuda a adquirir disciplina y capacidad de organización; y, en el segundo caso, se observan múltiples beneficios que los ayudan a mejorar sus capacidades motrices, sociales y de tolerancia a la frustración.

De acuerdo con Marcela Herrera Garín, profesora de Psicología del Deporte de la Federación Catalana de Fútbol, entre las ventajas psicológicas, sociales y físicas del fútbol base se encuentran:

  • Desarrollo de autonomía.

  • Resistencia a la frustración.

  • Fuerza de voluntad.

  • Planteamiento de desafíos.

  • Cumplir metas.

  • Capacidad de adaptación a distintos escenarios y cambios.

  • Genera autoestima en el niño.

  • Sentimiento de autoeficacia. Trabajo en equipo y esfuerzo.

  • Socialización (aprendizaje de normas, valores, actitudes que le permiten adaptarse a la sociedad en la que viven).

Asimismo, la práctica del fútbol desarrolla las capacidades emocionales y de aprendizaje de los niños, y potencia su capacidad lógica para pensar en la jugada más adecuada.

En cuanto a las ventajas físicas de practicar fútbol en la infancia, están:

  • Estimula la coordinación motora: los niños controlan mejor su cuerpo y ganan en equilibrio, fuerza y buena postura.

  • Incrementa la potencia muscular de las piernas, lo que aumenta la potencia del salto.

  • Mejora la capacidad cardiovascular.

  • Estimula la velocidad de reacción, la coordinación motora y la visión periférica, ya que deben prestar atención no sólo en lo que tienen delante sino en lo que ocurre a su alrededor.

  • Incrementa los niveles de testosterona.

  • Oxigena la sangre.

Como en todas las prácticas deportivas, hay riesgos de lesiones, pero no o supera la cantidad de beneficios de esta disciplina. El fútbol es, incluso, empleado como tratamiento terapéutico en niños con alguna discapacidad del Centro Integral de Salud Mental en México.

Y sus beneficios no paran ahí: Unicef reconoce al fútbol como una herramienta educativa valiosa, principalmente en los países más conflictivos, para ayudar a los niños a superar traumas y frustraciones, protegerles de la violencia, de los abusos y de otros males.